Maria Elena, es una joven de Caracas afincada en Nueva York desde hace seis años. Al igual que yo, es diseñadora de moda y ha elegido la tinción natural como base para desarrollar su proyecto, Fragmentario. 

Después de varios meses hablando por email, por fin Fragmentario comenzó su “tour” por Europa y quedamos en conocernos en Madrid.

Al encontrarnos por fin en persona, congeniamos más aún, nos dimos cuenta que ambas tenemos la misma visión sobre la moda y el empleo de los tintes naturales para la producción de nuestros productos. Entonces, Maria Elena me propuso participar en el taller que había organizado en el que teñimos con su tinte natural favorito, el aguacate.

En este viaje, Maria Elena iba acompañada de su pareja, Griffin, que tiene paralelamente su propio proyecto, Nativeoutpost. También viejos amigos, y otros no tanto, como los encargados de realizar estas magníficas fotos, El Tornillo de Klaus, y un maravilloso vídeo que pronto publicaremos. 

El espacio en el que se desarrolló el taller, fue un sitio muy especial, la tienda Cesta República en Madrid. Este espacio, tiene como fin celebrar el arte de las fibras, a la vez que servir de plataforma para que diferentes artistas puedan exponer su trabajo. Los fundadores de este maravilloso espacio lo crearon en 2016 para poder compartir los objetos que han ido encontrando a lo largo de sus numerosos viajes.

La verdad que ha sido una experiencia genial, hemos podido explicar a todos los participantes nuestra forma de trabajar extrayendo el color de las plantas. Maria Elena preparó un baño de tinte con semillas y cáscara de aguacate, la gente se quedó maravillada y sorprendida de lo que se puede hacer con los tintes naturales. Cada uno preparó su pañuelo y lo metió en el baño de color, se obtuvo un rosa palo muy bonito.

Yo por mi parte, conté mi propia experiencia con respecto a los tintes naturales y pude ofrecerles recursos a los alumnos como proveedores y artistas españoles que se dedican a trabajar de esta forma.